Marítimo

El Protocolo de Kioto de 1997 encomendó a la Organización Marítima Internacional (OMI) la misión de abordar las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) procedentes de la navegación internacional, pero es muy poco lo que se ha hecho después de 20 años. Si no se regulan, las emisiones de la navegación internacional podrían crecer un 250 % y representar el 17 % de las emisiones globales para 2050. Desde 2007, la OMI ha examinado diversos planteamientos, incluidas medidas de mercado como opción para abordar las emisiones de GEI. En 2018, OMI acordó una estrategia inicial de reducción de emisiones, que incluye el objetivo de reducir un 50% las emisiones del transporte marítimo para 2050.

No obstante, desde entonces, la OMI solo ha logrado acordar cierta acción climática débil y voluntaria para los próximos diez años que socava de forma considerable el objetivo de 2018.

La Unión Europea prefiere una solución global, pero está lista para actuar si la OMI no lo hace. En el Pacto Verde de la UE, la Comisión Europea promete incluir la navegación internacional en el mercado de carbono de la UE. El Parlamento Europeo ha votado a favor de incluir la navegación internacional en el mercado de carbono de la UE incluso antes de estudiarlo, posiblemente, el próximo año como propone la Comisión Europea.

Como miembro de la Clean Shipping Coalition (CSC), Carbon Market Watch es observador oficial de la OMI y realiza un seguimiento del proceso de desarrollo de su política climática. Dado que los barcos que se están poniendo en servicio ahora probablemente estarán en uso durante 30 años, exigimos una acción rápida para que el sector aborde sus crecientes emisiones. Respaldamos los planes de incluir la transporte marítimo internacional en el mercado de carbono de la UE.