El Pacto Verde de la UE y la Ley del Clima

En diciembre de 2019, dirigentes de la UE acordaron que Europa debía alcanzar la neutralidad climática en 2050. Al mismo tiempo, la Comisión Europea lanzó el Pacto Verde de la UE, un paquete global de medidas destinado a dirigir Europa hacia  dicho objetivo. 

Una de las primeras propuestas legislativas que siguieron al Pacto Verde fue la Ley del Clima de la UE, que consagra en legislación el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2025. El aumento del objetivo de reducción de gases de efecto invernadero para 2030, que en la actualidad es de un 40 %. En septiembre de 2020 la Comisión Europea propuso un nuevo objetivo de reducción de emisiones de «al menos un 55 %» para 2030. Pero, a diferencia del objetivo actual, la propuesta incluye la posibilidad de utilizar sumideros de carbono en bosques y tierras para alcanzar el objetivo. Esto podría suponer una reducción real de las emisiones de solo entre un 50,5 % y un 52,8 %. El Parlamento Europeo ha votado a favor de fijar el objetivo de reducir las emisiones en un 60 %. Los dirigentes de la UE están a favor del objetivo de “al menos un 55%”. Para que la UE cumpla con su parte justa en relación con los objetivos climáticos del Acuerdo de París, debería aspirar a alcanzar la neutralidad en carbono para 2040. Esto significa que el objetivo climático de 2030 en realidad debería elevarse al 65 %.

Lograr la meta de neutralidad climática para 2040 supone introducir cambios significativos en las políticas, estructuras de gobierno, infraestructura, uso del suelo, métodos de producción, necesidades financieras y estilos de vida actuales. 

Carbon Market Watch hace un llamado a los gobiernos de la UE para que respalden al menos el objetivo de reducción de un 60 % propuesto por el Parlamento Europeo y la adaptación de las políticas climáticas clave de la UE, como el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE y el Reglamento de reparto del esfuerzo, para lograr ese objetivo.