Mercados globales de carbono

En virtud de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), los países han creado mecanismos internacionales de mercado que ofrecen un incentivo económico para reducir las emisiones. La próxima generación de mercados globales de carbono tiene su fundamento en el Artículo 6 del Acuerdo de París.

En concreto, este artículo prevé «enfoques cooperativos» que conllevan el uso de «resultados de mitigación de transferencia internacional», y establece un «mecanismo para contribuir a la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero y apoyar el desarrollo sostenible», conocido normalmente como Mecanismo de Desarrollo Sostenible (MDS).

Partiendo de la experiencia adquirida con el Comercio Internacional de Derechos de Emisión, la Aplicación Conjunta (AC) y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kioto, los países están negociando normas para el funcionamiento de estos nuevos mecanismos.

El MDL y la AC ejercieron fundamentalmente la función de mecanismos de compensación que no aplicaron el principio de que “quien contamina, paga” y en el mejor de los casos solo pudieron ofrecer un resultado de suma-cero para la atmósfera, permitiendo más emisiones en otros lugares. Si bien algunos proyectos tuvieron un efecto positivo en la reducción de las emisiones –cierto número de ellos también con ventajas para el desarrollo sostenible–, los estudios han demostrado que la inmensa mayoría de iniciativas se habrían realizado de todas formas o no redujeron tantas emisiones como se preveía.

Cuando se utilizan los créditos de Kioto en un sistema de comercio con fijación previa de unos límites máximos se produce un incremento de las emisiones globales. Otros tipos de proyectos ofrecían incentivos perversos para que las instalaciones industriales incrementaran artificialmente las emisiones solo para después poder reducirlas, permitiéndoles obtener unos beneficios financieros enormes durante el proceso. En el caso de los proyectos de óxido nitroso, las metodologías derivaron en un traslado de los centros de producción desde países con normativas medioambientales estrictas hacia lugares donde pudieran lograrse beneficios a través del desarrollo de proyectos de compensación.

Como observador en las negociaciones climáticas de la ONU, Carbon Market Watch trabaja para asegurar que los nuevos mecanismos de mercado para cumplir el Acuerdo de París contribuyan a la lucha contra el cambio climático y que no se repitan los errores del pasado.