Transición justa

La transición hacia una economía de bajas emisiones de carbono es necesaria e ineludible si queremos evitar los peores efectos de la crisis climática. Sin embargo, la carga económica y social relacionada debe distribuirse de un modo justo tanto dentro de cada país como entre todos ellos. En particular, las comunidades y los trabajadores ligados a actividades económicas con altas emisiones de carbono se verán perjudicados a corto plazo pues los sectores deberán transformarse rápidamente y es posible que se destruyan puestos de trabajo o que se necesiten trabajadores con competencias diferentes.

El concepto de «transición justa» se refiere al paso a una economía con bajas emisiones de carbono que no solo sea sostenible sino también justa para las personas que puedan verse perjudicadas. Requiere que la sociedad, incluidos los sindicatos y los legisladores, adopten medidas audaces para aprovechar las oportunidades de empleo modernas de una economía sostenible.

Como parte del Pacto Verde de la UE, la Comisión Europea tiene previsto movilizar más de un billón de euros durante los próximos diez años para respaldar una transición justa a la neutralidad en carbono en Europa. 

Carbon Market Watch pide armonizar el plan de inversiones del Pacto Verde con otras medidas climáticas de la UE, como el Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCDE UE). También pide que se utilicen los ingresos del RCDE UE para ayudar a los trabajadores y regiones durante la transición a una economía baja en emisiones de carbono.