Derechos humanos en la acción climática

El cambio climático no solo es un problema medioambiental, sino también una amenaza para los derechos humanos. Las catástrofes asociadas a fenómenos meteorológicos extremos, las sequías y el aumento del nivel del mar ya están afectando a millones de personas en todo el mundo. Y aunque las vidas, la salud y el sustento de las personas se destruyen o están amenazados en los países tanto desarrollados como en desarrollo, las comunidades empobrecidas y marginadas, junto con los pueblos indígenas, son los que más caro pagan el cambio climático.

Además, las políticas de cambio climático son una tarea delicada, pues no conciernen exclusivamente el impacto del cambio climático y las correspondientes acciones para limitarlo, sino también puede llegar a violar derechos humanos. Aunque sus propósitos sean positivos, ciertas acciones de mitigación llevadas a cabo en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) han provocado daños en el medio ambiente y las personas, llegando incluso a violar los derechos a la vida, la salud, la alimentación, el agua y el saneamiento, la vivienda y la cultura, entre otros.

Los firmantes de la CMNUCC reconocen que deben respetar los derechos humanos en todas las acciones relacionadas con el clima, pero estas obligaciones no siempre quedan reflejadas en la planificación y la puesta en marcha de los proyectos de mitigación del cambio climático.

Carbon Market Watch exige procesos internacionales sólidos para garantizar que las acciones climáticas se planifiquen, ejecuten y controlen de tal forma que protejan los derechos humanos, incluidos los derechos de las comunidades afectadas y los pueblos indígenas.