La revisión del esquema de compensación de emisiones de carbono de la ONU sigue sin resultados

En la COP22, los países siguieron debatiendo la revisión del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (CDM, de sus siglas en inglés) de la ONU que servirá de modelo para el recién establecido Mecanismo para un Desarrollo Sostenible (SDM, de sus siglas en inglés). Los participantes, por lo general, se mantuvieron alejados de temas controvertidos como las solicitudes de creación de un mecanismo de quejas. Para que la revisión del CDM resulte útil para los futuros mecanismos de mercado, es necesario que se aborden temas importantes antes de su cierre.

Se suponía que el Mecanismo para un Desarrollo Limpio iba a reducir las emisiones de forma económica e introducir el desarrollo sostenible en los países en desarrollo. Los diez años de recorrido del CDM han demostrado que muchos proyectos no solo no cumplen con sus promesas de desarrollo sostenible, sino que tienen el efecto contrario y causan impactos sociales y medioambientales negativos.

Por ello, la revisión de las modalidades y los procedimientos es un paso importante para redirigir las persistentes imperfecciones en el CDM e indicar el diseño del SDM.

Durante la COP22 las partes acordaron negociar el papel de las Autoridades Nacionales Designadas (DNA, de sus siglas en inglés) y los Programas de Actividades en la revisión y centrarse así en temas más sencillos y menos controvertidos.

Tras arrastrar la revisión durante varios años, las ganas de cerrar el tema eran ya acuciantes. La discusión se centró, sobre todo, en cómo proceder a una conclusión y qué mensajes debían incluirse en las modalidades y los procedimientos.

Muchos países solo querían mencionar su trabajo en las DNA y los Programas de Actividades. Otros, como Santa Lucía, con el apoyo de la UE, destacaron que había temas básicos que no se habían abordado, como el de la integridad medioambiental, la doble contabilidad y la necesidad de establecer un mecanismo de queja.

Con varios puntos de vista sobre cómo proceder, las partes no fueron capaces de llegar a un acuerdo, lo que provocó el uso de la norma 16 de las normas y procedimientos de la CMNUCC. Esta norma vuelve a poner la revisión de las modalidades y procedimientos en la agenda de negociaciones de la próxima cita entre sesiones en mayo de 2017.

Barro Blanco: un claro ejemplo de los fallos del CDM

Los últimos desarrollos de la presa hidroeléctrica de Barro Blanco, un proyecto del CDM en Panamá, destacan la importancia de la ejecución de una reforma sólida del CDM.

Panamá tomó una decisión histórica y retiró su apoyo en noviembre de 2016. Esto marcó la primera vez que uno de los miembros inscritos retiraba su participación de un proyecto del CDM. Panamá argumentó que el documento de diseño del proyecto ya no correspondía con la evaluación real de su impacto medioambiental.

Las comunidades indígenas locales Ngäbe afectadas se habían opuesto al proyecto durante muchos años, ya que el depósito de agua de la presa inundará hogares y lugares religiosos y de culto.

Pero Barro Blanco no es un proyecto aislado. Diversos proyectos registrados se han desarrollado a pesar de la oposición local, generando negativos impactos sociales y medioambientales, así como violaciones de los derechos humanos.

La implantación de un mecanismo de queja en el CDM es básica para el funcionamiento del Acuerdo de Cancún de 2010, que pide que todas las partes respeten por completo los derechos humanos en todas las acciones relacionadas con el cambio climático. Si se llevara a cabo, se enviarían las señales adecuadas a los negociadores del SDM, y les recordaría las responsabilidades que aceptaron en el Acuerdo de París de respetar, promover y considerar las obligaciones marcadas por los derechos humanos a la hora de actuar contra el cambio climático.

Escrito por Juliane Voigt Carbon Market Watch Logo - JPG - Copy30


Haz clic aquí para leer los otros artículos del nuestro Boletín Watch This!

.Watch This - article link