Watch This! Barro Blanco: su construcción se acerca al final sin acuerdo con las comunidades afectadas

En febrero de 2015, el gobierno panameño suspendió la construcción de la presa hidráulica Barro Blanco tras reconocer la ausencia de un acuerdo con las partes afectadas. Un año más tarde, la suspensión se ha levantado y la construcción está cercana a su finalización. Sin embargo, no hay ningún diálogo o acuerdo con las comunidades locales afectadas a la vista.

the-price-of-modernization-in-panama-damned-forever-1405537827Hace un año, en febrero de 2015, la agencia medioambiental panameña ANAM, decidió suspender temporalmente la construcción del 95 % de la presa hidráulica Barro Blanco, un proyecto registrado bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) de la ONU. La suspensión, pendiente de investigación por parte de la ANAM, fue justificada por el no cumplimiento con los requisitos de valoración del impacto medioambiental que incluyen limitaciones en el acuerdo con las comunidades locales afectadas, partes de la comarca indígena Ngöbe Bugle.

Para tratar estas limitaciones se estableció una mesa redonda entre el estado panameño y las comunidades afectadas, para debatir la compatibilidad de la presa con la legislación nacional y los derechos humanos. Aun reconociendo “errores administrativos recurrentes y una gestión inadecuada” por parte de la compañía, el gobierno, ante la presión de los bancos internacionales financiadores, concluyó eventualmente que “la continuación del proyecto era una cuestión de interés nacional”, mientras las comunidades querían la cancelación del proyecto.

El resultado fue que las partes afectadas abandonaron las conversaciones en mayo de 2015 y reanudaron sus protestas pacíficas. Enfrentado a una tensión creciente, el gobierno, en un acuerdo alcanzado en agosto de 2015 con la máxima autoridad Ngöbe pero denunciado por las comunidades afectadas, se comprometió a no iniciar la presa “hasta tanto no se haya alcanzado un acuerdo final entre las partes en conflicto.”

Poco después, en septiembre de 2015, la administración panameña concluyó su investigación y reconoció oficialmente que el gestor del proyecto era culpable de no haber alcanzado un acuerdo con las partes afectadas. Como consecuencia, la dirección de la compañía fue sancionada con una multa de 775.000 $. Paradójicamente, el final de la investigación también supuso la elevación de la suspensión y la reanudación de los trabajos de construcción.Barro-Blanco

La fecha prevista de finalización del proyecto es abril de 2016. Según nuestros socios locales, las pruebas de inundaciones ya han comenzado. Pero es preocupante que siga sin haber un proceso de dialogo con las comunidades locales afectadas. Dado que la construcción de la presa se acerca al final, el riesgo de desalojado forzado de las comunidades locales aumenta.

Panamá ha reafirmado recientemente sus obligaciones de respetar y proteger los derechos humanos en el Acuerdo sobre el Clima de París y el Compromiso de Ginebra por los derechos humanos en la acción climática. Llamamos al gobierno panameño a respetar tanto sus compromisos nacionales como los internacionales y a alcanzar un acuerdo con las partes afectadas locales, quien quieren la cancelación del proyecto. Como las autoridades nacionales han reconocido oficialmente las limitaciones de la consulta a las partes afectadas que demostraron la falta de sostenibilidad del proyecto, también llamamos al gobierno de Panamá a retirar su aprobación de registro del MDL de Barro Blanco.

Carbon Market Watch Logo - JPG - Copy30

Escrito por Pierre-Jean Brasier – Coordinador de la Red de Carbon Market Watch 


Haz clic aquí para leer los otros artículos del nuestro Boletín Watch This!

Watch This - article link