¿Formarán parte los mercados de carbono de la solución para el cambio climático?

Los activistas por el clima que buscaban algo de progreso en las negociaciones de Marrakech salen defraudados de las negociaciones. La elección de Donald Trump como presidente de los EE. UU. poco después del inicio de la reunión tiñó de gris las conversaciones que solo se iluminaron un poco cuando los países más vulnerables se comprometieron a una transición al uso de energía totalmente renovable.

En la COP22, los negociadores sobre los mercados hablaron mucho sobre procedimientos, repitieron declaraciones antiguas, rechazaron observadores y decidieron solicitar la presentación de más ideas. Todavía estamos esperando que un texto importante sobre derechos humanos, ambición, integridad medioambiental y desarrollo sostenible, pero se está haciendo de rogar.

Si los mercados pretenden jugar un papel positivo en el Acuerdo de París, los negociadores van a tener que aprender de las limitaciones de los mecanismos existentes. Todos los participantes tienen ideas muy constructivas, pero conseguir discernir cómo van a encajar todas juntas y cómo relacionarlas con las otras partes del Acuerdo de París va a ser un rompecabezas de solución complicada. Los participantes del Acuerdo de París pretenden adoptar normas en 2018. Los principales puntos a tener en cuenta serán la ambición, la integridad medioambiental y el desarrollo sostenible.

Lo primordial: más ambición

Las recientes noticias sobre el calentamiento extraordinario del océano Ártico subrayan la necesidad de una reducción rápida de las emisiones de carbono. Si los mercados quieren ser realmente ambiciosos, un paso decisivo sería establecer una ruta clara para dejar de limitarse a la compensación de emisiones y empezar a reducirlas.

Otro punto importante es encontrar la forma de evitar que los mercados ofrezcan un incentivo perverso por compromisos nada ambiciosos. En un evento paralelo sobre la integridad medioambiental y el desarrollo sostenible, Karen Olsen de UNEP DTU Partnership sugirió remplazar el concepto de adicionalidad por un concepto que ahonde más en un cambio transformador que consiga economías capaces de realizar pocas emisiones. El concepto se ha abierto paso en el Fondo Verde para el Clima (GCF), lo que garantiza una mayor exploración.

Diferentes visiones sobre «integridad medioambiental»

Mientras algunos académicos y expertos limitan la definición de la integridad medioambiental a conseguir que el resultado del ejercicio de compensación sea cero tras sumar todas las negociaciones y los créditos; los observadores pudieron escuchar un abanico más amplio de interpretaciones en Marrakech.

El Grupo de Integridad Ambiental (EIG) relaciona estrechamente la integridad medioambiental con el desarrollo sostenible; en concreto, hace referencia a los objetivos de desarrollo sostenible y los derechos humanos. Otras partes ven el desarrollo sostenible como una prerrogativa nacional y rechazan los indicadores, así como desarrollar una clara descripción de lo que ellos entienden por el concepto de «desarrollo sostenible».

Con las nuevas conversaciones sobre el clima que tendrán lugar en mayo de 2017, la sociedad civil de todo el mundo debe solicitar a sus respectivos gobiernos que proporcionen soluciones información sobre el desarrollo de normas y directrices para las nuevas provisiones de mercado.

Los observadores también pueden hacer llegar su contribución al Órgano Subsidiario de Asesoramiento Científico, Técnico y Tecnológico (SBSTA, de sus siglas en inglés) (aunque solo se considerarán oficiales las aportaciones de los participantes) antes del 17 de marzo de 2017. Para ideas e inspiración para los puntos de vista, el instituto Wuppertal ha creado un resumen sobre las presentaciones de los participantes antes de la COP22. Además, también se puede consultar aquí la última información de Carbon Market Watch sobre el aspecto de los mercados de carbono.

 

Climate campaigners looking for progress in the Marrakech negotiations went away disappointed. The election of Donald Trump as US president shortly after the meeting started cast a gloom over the talks, only slightly lifted by the most vulnerable countries committing to transition to 100% renewable energy.

Market negotiators at the UN climate change conference in Marrakesh talked a lot about procedure, repeated previous statements, threw out observers and decided to call for more submissions. We are still waiting for the lofty text about human rights, ambition, environmental integrity, and sustainable development to mean something, and so far they have not delivered.

If markets are to play a positive role in the Paris Agreement, negotiators must learn from the existing mechanisms’ shortcomings. Parties have many constructive ideas in their submissions, but figuring out how they all fit together and how they relate to other parts of the Paris Agreement will be a complicated dance. Paris parties aim to adopt rules in 2018. Ambition, environmental integrity and sustainable development will be the key issues to watch.

More ambiticover_photoon is paramount

The recent news of extraordinary warming in the Arctic ocean underlines the urgency to reduce emissions quickly. If markets are really to increase ambition, a major step will be to establish a clear way to move beyond just compensating for emissions towards actually reducing them.

It is also important to figure out how to prevent markets from providing a perverse incentive for unambitious commitments. At a side event on environmental integrity and sustainable development, Karen Olsen from the UNEP DTU Partnership suggested a shift from an additionality test for crediting towards a concept that furthers transformational change towards low carbon economies. The concept has made inroads with the Green Climate Fund, and warrants further exploration.

Different views on ‘environmental integrity’

While some academics and experts define environmental integrity fairly narrowly to focus on at least a zero sum actual greenhouse gas compensation exercise in crediting and trading, observers heard a variety of interpretations in Marrakech.

The Environmental Integrity Group (EIG) closely links environmental integrity with sustainable development, specifically referencing the Sustainable Development Goals and human rights. Other parties see sustainable development as a national prerogative and reject indicators as well as a clear description of what they understand sustainable development to be.

Looking toward the next climate talks in May 2017, civil society around the world need to reach out to their respective governments to provide input on how to develop rules and guidance for the new market provisions.

Observers can also submit views to Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice (SBSTA) (even though the official call was only for parties) by 17 March 2017. For ideas and inspiration for your input, the Wuppertal Institut has compiled a summary of parties’ submissions prior to COP22. Moreover, Carbon Market Watch’s latest briefing on what carbon  markets can look like is available here.

by Aki Kachi