WATCH THIS! Boletín ONG #11: ”Derechos Humanos y Mecanismo de Desarrollo Limpio”

JSchade_profile pictureW.Obergassel profile pictureDurante la COP 16 que tuvo lugar en Cancún en 2010, se subrayó que “las Partes deberían respetar plenamente los derechos humanos en todas sus acciones relacionadas con el cambio climático”. Sin embargo, ningunas orientaciones suplementarias se formularon desde entonces. Nuestras investigaciones publicadas en el Cambridge Review of International Affairs indican que la falta de salvaguardas del Mecanismo de desarrollo limpio (MDL) puede llevar a la aprobación de proyectos que generan graves impactos sobre los derechos humanos, y sugieren varias soluciones posibles.

En el artículo de nuestras investigaciones, examinamos en primero la importancia de los Tratados internacionales sobre los derechos humanos para la política climática, y sostenemos que no sólo los países de acogida del MDL sino también los donantes internacionales, las instituciones financieras, los compradores de créditos y los inversores privados todos tienen obligaciones en cuanto a los derechos humanos. Los Estados tienen la responsabilidad de no socavar el disfrute de los derechos humanos en otros territorios, impedir a los terceros violar los derechos humanos, y apoyar el cumplimiento de estos derechos a través de una cooperación individual e internacional. Además los acuerdos internacionales como la CMNUCC deben asegurarse de que no comprometan los derechos humanos, una responsabilidad confirmada por la CMNUCC en la COP 16 de Cancún.

Sin embargo, los derechos humanos no están integrados en las normas MDL. Por otra parte, cada país de acogida es responsable de garantizar la contribución del proyecto al desarrollo sostenible y organizar las consultas necesarias con los participantes.

Los acuerdos internacionales como la CMNUCC deben asegurarse de que no comprometan los derechos humanos, una responsabilidad confirmada por la CMNUCC en la COP 16 de Cancún.

Después, analizamos dos casos: el proyecto de biogás de Bajo Aguán en Honduras y el proyecto de central geotérmica Olkaria IV en Kenia. El proyecto de Bajo Aguán fue aprobado a pesar de encontrarse al centro de un violento conflicto territorial que hace ya más de 50 muertos. El proyecto Olkaria ejemplifica que las salvaguardas, aplicadas por la intervención del Banco Mundial, tienen realmente un impacto positivo, pero es necesario proteger aún más los derechos humanos para garantizar la participación adecuada de las poblaciones afectadas y resultados positivos para ellas.

Sin embargo, los inversores influyentes en materia de políticas de salvaguardas sociales no están siempre presentes. Por este motivo, conviene desarrollar salvaguardas basadas en los derechos humanos al nivel de la CMNUCC. En primer lugar, los Estados partes en Tratados relativos a los derechos humanos deberán cumplir con su deber a utilizar su poder de voto para garantizar que los mecanismos de la CMNUCC no tengan impactos negativos sobre los derechos humanos. Deberán entonces proseguir su lucha constante para una comprensión del desarrollo sostenible basada sobre los derechos humanos, cuya definición se proporciona en las declaraciones respectivas de la ONU sobre el desarrollo sostenible.

La CMNUCC tendrá que imponer a todos los proyectos someterse a un estudio de impacto en los derechos humanos (EIDH) con requisitos procedimentales claros en cuanto a las consultas con los participantes, con el fin de impedir que proyectos con impactos negativos fueran aprobados. También es necesario definir un procedimiento para cancelar los proyectos aprobados en caso de violaciones de los derechos humanos surgiendo sólo durante la fase de aplicación.

Los requisitos procedimentales tendrán que incluir el acceso al recurso, es decir a los mecanismos de denuncia a nivel internacional, nacional y operativo. Tal reforma de los procedimientos de aprobación de los MDL tendrá que implicar un mandato adaptado autorizando la Entidad operacional designada (EOD) a evaluar estas normas suplementarias.

Si ninguna acción es posible al nivel de la CMNUCC, cada país comprador, o grupo de países como la UE, debería entonces introducir sus propios requisitos procedimentales para los proyectos MDL. Esos requisitos procedimentales deberán aplicarse a sus propias compras y consumo de créditos de carbono (CER) para los sistemas nacionales de comercio de derechos de emisión.

La introducción de salvaguardas obligatorias para proteger los derechos humanos aumentará los costes de transacción del MDL, pero el análisis por iniciativas voluntarias como el CDM Gold Standard indica que no serán prohibitivos. En cualquier caso, nada puede justificar desde la perspectiva de los derechos humanos que los grupos más vulnerables soporten el coste social de tales medidas.

Este artículo está disponible en línea aquí.


Jeanette SchadeJeannette - Uni Bielefeld
Investigadora principal a la Universidad de Bielefeld
Unidad de investigación sobre la Transnacionalización y el Desarrollo


Wolfgang ObergasselWolfgang - Wuppertal institute
Coordinador de proyecto al Instituto de Wuppertal para el Clima, el Medio Ambiente y la Energía


Haz clic aquí para leer los otros artículos del nuestro Boletín Watch This!
Watch This - article link